viernes, 2 de junio de 2017

Audio Denuncias Proféticas a Pie de Calle.

Teniendo en cuenta la GRAVISIMAS persecuciones que experimento sin descanso, como algunos cristianos que se preocupan verdaderamente de lo que les ocurre al resto de los HOMBRES, anestesiados por las comodidades y placeres inmoderados que les ofrece este mundo enemigo nuestro, me veo en la necesidad de tener que hacer estas grabaciones en el ámbito público. Ante las GRAVÍSIMAS MENTIRAS que atentan contra aquellas personas que quieren o intentan ser verdaderamente sinceros con los demás y no comprenden que las denuncias que hacemos es por su bien espiritual de cara a la vida futura, soy consciente de que multitud de estas grabaciones no tienen carácter legal. Esto quiere decir, que en ciertas ocasiones, no tengo el deber o la necesidad de avisar al interlocutor de que estas conversaciones estén siendo grabadas. No me produce NINGÚN temor que pueda ser denunciado por esta causa, pues si termino en la cárcel o en la calle por haberme expropiado de los bienes que gracias a Dios me he ganado con mi sudor, daré también gracias a Dios. Tampoco tengo ningún temor a las palizas y ruego a todo "hombre" que le pueda rondar este sentimiento homicida, que haga lo posible porque servidor no se levante del suelo, porque lo que venga después será muchísimo peor para aquellos que no quieren admitir la VERDAD. Para mí el único rival es invisible y mi única envidia es la que tengo de los Santos Mártires de Cristo, que defendieron verdaderamente la libertad y el honor de esta Patria. Quien tenga deseo de denunciarme en los tribunales, piense muy bien antes porque se puede estar cogiendo bien los dedos. Desde este momento, los audios serán públicos y quien verdaderamente juzgue o quiera ser testigo, podrá estar fácilmente a su alcance. Sabed incluso, que aquellos que quedáis registrados en estos audios, denunciando como este servidor las injusticias, estáis teniendo la oportunidad casi anónima de ser una Voz para nuestra Patria. Si nuestro Señor Jesucristo fue el Cordero de Dios sin Mancha, servidor se ofrece a Dios, si EL lo desea, como su chivito expiatorio, para que pronto se levante nuestra PATRIA, contra los CORRUPTOS Y VIOLENTOS QUE ABUSAN DE SUS PODERES. Si este ejemplo sirve a otros hermanos de referencia, DARÉ GRACIAS A DIOS TAMBIÉN!!! +++
            
La técnica que utilizaré si Dios quiere en los juzgados, por medio de estas pruebas, principalmente se resumen en tres formas principales. Audios que son completamente legales, porque se le comunica al interlocutor/es que se está procediendo a una grabación. Por otro lado, se utilizará una técnica utilizada por las editoriales o entes que valoran un trabajo informativo. Esta técnica simple de doble ciego, lo que hace es enmascarar una parte de la grabación, que puede contener información comprometedora, que también se puede complementar en el momento con grabaciones de carácter legal. Esto en un tribunal, aunque no puedan presentarse estas pruebas, se puede informar de que tenemos posesión de ellas, con independencia a lo que podamos hacer después con estas pruebas en los medios de información públicos. Esto al fin de al cabo, supone sin duda un ORDAGO a GRANDES, o dicho de otra manera, si en realidad nos están calumniando, estas pruebas, con independencia a que se admitan como pruebas legales, tienen un gran carácter intimidatorio o al menos sirven para poder esclarecer los hechos, porque en ocasiones, no tiene porque existir mala voluntad. Finalmente, estas pruebas FIELES a la VERDAD, que actúan como un ente imaginario que nos sirven como testigos (que en verdad debe de estar en el uso de nuestro legítimo derecho), con independencia a que nos pongan trabas de su legalidad, podrán ser presentadas ante un NOTARIO, para que estos documentos de audio puedan dar fe en un informe notarial escrito, en el caso de haber sido denunciados, para poder presentarlos ante un juez. Esto es hasta el momento algo que nadie ha pensado o no se ha querido aprovechar, por lo que puedo asegurar que durante un largo periodo de tiempo, en este aspecto existe un VACIO LEGAL que todas HOMBRES de BUENA VOLUNTAD debemos y podemos  aprovechar.
            
Debo de advertir a los VIOLENTOS y SANGUINARIOS, que si mi sangre se derramara por hacer frente a las INJUSTICIAS y a la CORRUPCIÓN, a este servidor le otorgarían la PAZ PERPÉTUA, aunque advierto que esto podría hacer que caiga una Lluvia de Sangre por todas las calles de nuestra Patria.
 
 
 HERMANOS, tratad de ser valientes y esforzaos, porque lo que verdaderamente está penado por los violentos, intolerantes, xenófobos, homófobos, maltratadores y todos aquellos que nos vejan de tantas formas, es la SINCERIDAD, y eso no viene de una naturaleza HUMANA. Nuestro Enemigo, no es de carne, ni de sangre... V.R.s +
 
 
 
 
+ + +
 
Si tenéis miedo en seguir este ejemplo, al menos compartir todo lo que podáis por las redes sociales
 
+ + +
 
 

 
Jesús del Pino Marín (Suso +)
 
Mendigo de oraciones y misionero por la gracia de Dios.
 
+ DEFENSOR DEL PUEBLO +

lunes, 29 de mayo de 2017

DENUNCIA POR CALUMNIAS Y FRUSTRACIÓN DEL EJERCICIO DE TRANSPARENCIA...

DENUNCIA POR CALUMNIAS Y FRUSTRACIÓN DEL EJERCICIO DE TRANSPARENCIA POR PARTE DE LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD DE ESTADO
 
En el día de ayer, la denuncia que pude compartir con vosotros está ya sellada por el Juzgado de Guardia. Como ayer fui de nuevo "detenido", he tenido la oportunidad de redactar otra denuncia, para matar dos pájaros de un tiro en el mismo viaje a la Palma del Condado (Huelva). La denuncia la podéis leer en la dirección que os dejo a pie de página. Aprovecho este espacio de crecimiento y apoyo cristiano y en general para todos aquellos hombres de buena voluntad, para poder compartir algunos detalles que de cara al mundo invisible, quizá os pueda servir más adelante de ayuda.
 
Cuando los policías violentos volvieron a salirse con la suya, quitándome de la calle y trasladándome de nuevo al cuartel de comisaría la Policía Local, "ellos" me hicieron muchas confidencias interesantísimas. En fin, debéis de comprender que todo no os lo podré contar ahora, pero os aseguro que poco a poco os saciaréis de respuestas (AGUA YA !!).
 
Evidentemente todos sabéis, que cuando te llevan a lo secreto, siempre van a abusar de nosotros los hombres, de confundirnos, de engañarnos y cuando "ellos" quieren, nos muelen a palos:
 
 
Poco a poco, eso se va a acabar, hermanos, porque por la cuenta que les trae, el Señor va a poner a raya a los corruptos, pero de verdad. Lo que quisiera contar, es algo que nos mueve el Espíritu, no soy yo, pero yo soy. EL sabe en que momentos debemos de mirarles a los ojos o "ellos" a los nuestros, porque en sus cogidas fuertes, si te mirasen a los ojos verían a la Eucaristía, o al inocente, que es lo que hace que se te echen encima como las llenas. Me gustaría contaros un detalle muy interesante, pues saben que les trato con respeto desde el principio y servidor sabe por el Espíritu, hasta que punto debe de obedecer. "Uno" me dijo que, cesase en mi ejercicio contra la lucha de los corruptos y de las injusticias. Le pedí por favor que se acercara a mi y que me mirara los ojos. Mientras me miraba fijamente, le dije: "ahora voy a cambiar el registro y te voy a llamar hermano". Proseguí diciéndole: "para eso estoy aquí, para ayudaros". De repente, "otro", se levantó del asiento y le dijo muy nervioso "apártate de él". Esto lo dijo para hacerle temer y confundir al pobre hermano perdido en esta vida por sus pecados, esclavo como tantos de sus vicios.
 
Me dijeron que el pueblo estaba en alerta 4. Os diría que algo más que este pueblo, porque hoy he tenido que desplazarme. Ya empieza a correr el agua por aquí y por allá, en su acequia, gracias a Dios. Debo de decir que estoy muy contento con mis denuncias, pues recordad lo que padecieron los Apóstoles, cuando les daban latigazos en medio de los lugares públicos (Hch. 5,41)  . Muchas personas al ver que habían padecido por Cristo, eran capaces de poder ver que radiaban alegría, paz y ganas de donarse por completo a los demás. Si hoy habéis dado un paseo por los lugares más concurridos de Almonte, habréis visto la presencia de la Policía Local y más.... Gracias a Dios, parece que se empiezan a tomar las cosas en serio, que se trabaja, aunque ellos lo llamen alerta, es en el fondo lo debido o natural, porque nuestro verdadero Enemigo, ya sabéis que es invisible y nunca duerme, y el Señor nos dijo bien claro, que debemos de velar (Mt. 24, 42-51).  
 
 
 
 
 
 
 
 
 

domingo, 28 de mayo de 2017

DENUNCIA POR FRUSTRACIÓN DE SENTIMIENTOS HUMANOS


Gracias Señor, por tu causa, ya tengo de nuevo otra denuncia !!!
 
Dependencia: Juzgado de Guardia de la Palma del Condado (Huelva).

COMPADECE: En calidad de DENUNCIANTE, quién mediante D.N.I nº 09019929L, acredita ser Jesús DEL PINO MARÍN, país de nacionalidad España, varón, nacido en Madrid, el día 3/12/1978, hijo de Francisco y Joaquina, actualmente con domicilio en C/ Alamillo nº 8, Almonte (Huelva), teléfono 636753259, y:
MANIFIESTA: Que denuncia los hechos, que se detallan a continuación, ocurridos a las 22:45 horas, del día 28/05/2017, a la salida de la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción en Almonte.
-- Que ha sido informado de la obligación legal que tiene que decir la verdad (Art.433 de L.E.C.r) y de la posible responsabilidad penal en la que debe de incurrir en caso de acusar o imputar falsamente a una persona una infracción penal o con temerario desprecio hacia la verdad (Art. 456 de Código Penal), simular ser responsable o víctima de una infracción penal  (Art. 457 de Código Penal), o faltar a la verdad en su testimonio (Art. 458 de Código Penal).
-- Que el dicente se persona en estas Dependencias en calidad de cristiano y voluntario en diversas actividades de índole social.
-- Que un gran número de hermanos con los que comparte su fe católica, le impiden o no le consienten expresar su sentimiento religioso, el cual, puede y debe de ponerse manifiesto con libertad, muy especialmente en los actos litúrgicos. Como prueba de ello, alega que muchos hacen lo posible, para evitar que pueda entonar un cántico en los actos de culto, hasta el punto de haber sido expulsado en varias ocasiones por la Policía Local en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción, ubicada en este municipio. En la actualidad, demuestran seguir teniendo sentimientos y actitudes cainistas, ya que no le permiten tampoco manifestarse con palmas para acompañar a los coros e incluso expresarse con danzas, teniendo claros sentimientos de animadversión hacia su persona, por vivir con ánimo y/o alegría el culto religioso. De esta manera, manifiesta que ellos mismos viven en contradicción con el Primer Mandamiento de la Ley de Dios, así como con el Salmo 150, el cual exhorta que se de gloria y alabanza a Dios con todo nuestro ser. El denunciante justifica  que, estas manifestaciones externas, se expresan cuando existe un amor autentico y sincero, y que esta salmodia especialmente motiva e impulsa a la acción. Considera que tiene el derecho a poner de manifiesto y con ello denuncia, que por causa de su celo incomprendido y deseo de honrar a Dios como considera libremente oportuno, que las «mayorías», o un gran número de «practicantes», han procedido injustamente con una actitud represora e incluso en multitud de ocasiones violenta. Procuran por medio del pernicioso sentimiento de envidia de ciertas personas, la tutela de estas manifestaciones externas, FRUSTRANDO de esta manera EL SENTIMIENTO HUMANO («Otros» dicen religiosos, para confundir o despistar).
-- Que teniendo en cuenta estos principios o fundamentos, como razones substanciales causantes de estos conflictos internos, el denunciante se ampara en el Art. 14 del Acuerdo sobre Enseñanza y Asuntos Culturales, de 3 de enero de 1979, firmado por la Santa Sede y el Estado español, donde se declara que «Salvaguardando los principios de libertad religiosa y de expresión, el Estado velará, para que sean respetados en sus medios de comunicación social, los sentimientos de los católicos y establecerá los correspondientes acuerdos sobre estas materias con la Conferencia Episcopal Española». El denunciante comprende que, si este artículo que reconoce el sentimiento de los cristianos, expone que el Estado debe de velar para que sean respetados sus sentimientos religiosos en los medios de comunicación social, existe mayor razón aún, por tanto, que también puedan ser respetados estos mismos sentimientos en cualquier momento, circunstancia o lugar. Este artículo no establece, por lo tanto, algo distinto del genérico deber de respetar a las personas e instituciones en el ejercicio de la actividad informativa crítica. Lo que se acuerda en este artículo es cabalmente esto, o mejor, la aplicación al caso concreto de los católicos, del deber de respetar las personas y las instituciones en el ejercicio de la función de informar.
-- Que considera como derecho y se ampara en el Art. 16 de la Constitución Española, donde se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones que la necesaria, para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.
-- Que en este día, después de tener que escuchar una homilía de casi treinta minutos por parte del Obispo de Santander, ciertas personas se ofendieron, porque al termino de su «monólogo», el denunciante tuvo la necesidad y el derecho de hacer una crítica: «Mucho, mucho, Monseñor, pero nada, nada». El denunciante alega, que tiene pleno conocimiento, que esta clase de conductas que podrían ser denunciadas si se faltase al honor, respeto o atentasen contra la integridad de la persona que en este caso representa una autoridad eclesial, se suelen archivar, por entender que no ha existido burla, sino un ejercicio de crítica. Así el Juzgado de lo Penal N°. 8 de Madrid, Sentencia 235/2012 de 8 Jun. 2012, Rec. 33/2011, considera que no existe una «burla tenaz» exigida como elemento objetivo, aunque sí un inequívoco sentido satírico, provocador y crítico. 
-- Que al finalizar el culto, después de vitorear y piropear a la Virgen del Rocío, muchos se molestaron, porque el denunciante con voz viva expresó su sentimiento, con la misma libertad que todos podrían tener, diciendo «Viva la locura del Amor», y respondiendo a su vez «VIVA».  Justo en el momento, alega que un representante de la Comitiva de la Hermandad Matriz de Almonte, con gran actitud de prepotencia, le hizo frente. El denunciante simplemente se dirigió a él, diciéndole que no era el momento para una conversación privada y que tenía deseo de hablar con él personalmente. Al poder observar su rostro casi desencajado y violento, quiso evitar una situación desagradable, aunque respondió de una forma violenta, cuando simplemente el denunciante dejó posar su mano sobre  el hombro derecho del representante. Este sujeto, respondió de una forma impropia de un cristiano con más violencia y en el interior del templo, manifestando al denunciante que, «no me pongas la mano encima». El denunciante tiene plena consciencia de que este sujeto, tiene por desgracia aún gravemente el orgullo herido, por una denuncia que le puso en los tribunales en el mes de diciembre del año pasado, por impedir a una familia humilde el paso en la puerta de la Ermita del Rocío. Justo después, apareció otro sujeto violento, que le sustrajo sus lentes oculares sin atender a ninguna razón y le expulsó  del templo empujándole hasta la puerta principal.
-- Que viéndose agredido sin justificación, tuvo la necesidad de servirse de un dispositivo digital, para poder grabar lo que sucedió a continuación y que brevemente expone. Desde un primer instante, el denunciante alega que puso de manifiesto ante todos los testigos que estaba grabando, mientras con voz viva se dirigía a todos diciéndoles: «No tengáis miedo a los violentos». De repente la policía, sin tener mayor razón o justificación, me apartó de entre la multitud de una forma violenta. El denunciante les comunicó en el momento, que de nuevo estaban abusando de su poder. Se expresaron con un lenguaje soez e irrespetuoso. Les dijo en varias ocasiones, por favor, que le quitasen las manos de encima, ya que no tenían justificación alguna para acosarle de esta manera. Le dijeron que se fuese a su casa, respondiendo que la calle era de todos. Querían de nuevo confundir y engañar, alegando que mi forma de actuar, alteraba el orden público, cuando en verdad, es una forma personal y respetable de poder disfrutar las fiestas. Alega que la Policía Local, no mostró preocupación o interés por aquellos violentos que le expulsaron de su Parroquia, como ya ha dado testimonio o muchos podrían dar, sino que además permitieron que otros se cebaran contra él, en esta retención callejera. Los agentes trataban de hacer confundir al denunciante, cuando le decían que tenía que tranquilizarse, pues tan grande era su tranquilidad que muchos testigos,  le vieron danzar mientras le retenían y le acosaban entre la pared, para procurar frustrarle y violentarle. La sorpresa para todos, fue que la Policía Local, ante semejante espectáculo de danza, sintieron que el denunciante se estaba mofando de ellos y ante muchos testigos, huyeron humillados de vergüenza subiendo la calle.  Se puso de nuevo a predicar y dialogar con las personas de la calle, y mientras estaba de rodillas, vino de nuevo la Policía y le echaron mano. Les dijo con respeto, que por favor le quitasen sus manos de encima. En el audio se puede apreciar que en diversas ocasiones mientras me llevaban dándome golpes hacia el coche de patrulla, blasfemaban e incurrían en este delito de escarnio, vulnerado  de esta manera el Art. 525 del Código Penal, donde se tipifica que  «Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican". Su segundo apartado señala las mismas penas para "los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna». Incurrieron gravemente haciendo una injuria o faltando el respeto a los «muertos de Espa…», y cagándose más en «los muertos» y en mi Madre, como se puede apreciar en la grabación, violando de esta manera el Art. 208 y 211 del  Código Penal (Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre).
-- Que en el audio, cuando el denunciante les pregunta si estaba detenido, los policías responden afirmativamente, sin haberle leído antes sus derechos, justificar las razones en el lugar in situ, la/s causa/s de su detención y comunicarle que tenía derecho a un abogado para poder defenderse. Alega que en la comisaría, es retenido simplemente para interponerle una denuncia, que es un acto que se hubiese podido formalizar a pie de calle, demostrando con esto que, lo que en verdad deseaban, era quitarle del ámbito público, vulnerando de nuevo su Derecho a la Libertad de Expresión, recogido en el Art. 20 de la Constitución Española, donde se reconocen y protegen los derechos a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. El denunciante aprovecha esta ocasión particular, para denunciar a su vez la falacia de este mismo artículo de la Constitución Española, en su punto número cuatro, donde declara que «Estas libertades tienen su límite, en el respeto a los derechos reconocidos en este Título… ». El denunciante entiende que, una libertad con un límite, en verdad, sigue siendo una esclavitud, aunque la definición pueda escribirse de muchas formas diferentes. Alega además, que cuando existe un amor auténtico y sincero, la libertad no tiene límites, porque siempre busca el bien para el prójimo, que sin ser plenamente consciente, hace estas trampas en las Leyes, para que nadie le impida la destrucción que procura el Enemigo espiritual, para la perdición de las almas, haciéndole caer en la trampa de que, de esta manera procede uno «como le da la gana». Por esta razón principal, el hombre se corrompe con tanta facilidad y hace abuso de los poderes en todas las instituciones.
-- Que después de esperar casi veinte minutos, la policía le pregunta si iba a firmar la denuncia, donde expone las razones siguientes, por las cuales fue denunciado:
«EL DENUNCIADO DE ENCONTRABA EN LA PARROQUIA DONDE FUE “”EXPUNSADO”” EN UN ACTO RELIGIOSO MULTIDUDINARIO POR LOS CIUDADANOS, DONDE AL PARECER ESTABA “”ALTERANDON”” EL ORDEN EN DICHO ACTO, EN LA VIA PÚBLICA COMENZÓ A DAR VOCES E INTENTANDO IMPEDIR EL TOQUE DE UNA BANDA DE TAMBORILEROS DE LA MUSICA TIPICA DE LOS ACTOS DE LA ROMERIA DEL ROCIO. QUE POR LOS AGENTES SE TUVO QUE PROCEDER A LA RETIRADA DE LA VIA PUBLICA QUE ESTABA ALTERANDO A TODAS LAS PERSONAS ALLI CONGREGADAS, LO CUAL IBA A PROVOCAR UN TUMULTO DE PERSONAS CONTRA EL. SE TRASLADA “”AL”” LA JEFATURA DE POLICIA PARA SU IDENTIFICACIÓN Y NOTIFICACIÓN DE LA PRESENTE»
-- Que el denunciante, antes de firmar la denuncia, quiso leerla para que la pudiesen escuchar ellos también, grabando de nuevo la conversación. Les transmitió que estaba en su derecho de grabar el momento, aunque «alguno» le comunicó que eso no lo tenía claro. Le pidió ayuda para que le explicaran los argumentos, pero le dijeron que se fuese a un abogado. Les pidió ayuda, porque supuestamente la causa principal de esta denuncia es por ALTERACIÓN DEL ORDEN PÚBLICO, aunque al hacer uso del verbo transitivo o intransitivo PARECER, da a entender la policía local que, en verdad no lo tienen claro, y que en el fondo esto es solo una opinión subjetiva.  Cuando se puso a leer la denuncia, se fueron cada uno hacia el interior de las dependencias de la comisaría, haciéndole entender al denunciado en estas dependencias que, no querían saber nada y que se desentendían por completo. Comenzaron a sentirse humillados, cuando les echó en cara las faltas de ortografía, que denotan con evidencia la poca seriedad que se toman estas personas al servicio del ciudadano, para ejercer su labor, la cual todos pagamos con nuestros sudores. El denunciado en estas dependencias, les preguntó si habían escrito esa denuncia con calma. No les hizo esta pregunta solo por las faltas de ortografía, pues se puede apreciar que en verdad no supieron tampoco lo que escribían, cuando exponen que «se tuvo que proceder a la retirada de la vía pública». Se puede decir hasta el momento que, solo trasladaron hacia las dependencias de la comisaría a una «persona» (aunque no se hayan dado cuenta aún), no a los adoquines del pavimento que colindan cerca de la Parroquia. Cuando de nuevo manifiestan en la denuncia que me encontraba en aquel lugar alterando a TODAS las personas, el denunciado en las dependencias de la comisaría, puede dar testimonio de que no tuvieron el tiempo suficiente como para poder hacer dicha encuesta tan precisa, como textualmente se afirma en la denuncia. Cometen otro delito por calumnias, cuando hacen constar que estuvo impidiendo el toque de una banda de tamborileros, cuando muchas personas desde un principio le han observado gozar danzando a son de los instrumentos e incluso acompañándoles casi solo con las palmas. Esto demuestra de nuevo, como en otras detenciones callejeras semejantes que, no se respeta por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado la VERDAD, incurriendo de esta manera en un delito por calumnias, recogido en el Art. 205 del Código Penal. En la grabación se puede apreciar, que tuvieron claros deseos de que abandonase cuanto antes las dependencias de la comisaria. Estas injusticias que el denunciado en la comisaría les echó en cara, provocó que de nuevo quisieran confundirle, amenazándole con tomar medidas más severas.  Lo que ellos llaman «voces», es al fin de al cabo una forma pacífica, para rebelarse contra las injusticias de la corrupción, aunque esta voz viva les provoca, porque sienten que pierden autoridad. Por esta razón, nos impiden a todos manifestarnos con liberad en la calles, pues los que sabemos la VERDAD, el EVANGELIO nació en el medio del raso, vivió en el raso y se transmitió con eficacia abiertamente de esta misma manera, sin que «nadie» llevase a los hombres a dependencias cerradas o callejones oscuros, para ponerlos contra las paredes. Cuando le dijeron que si seguía hablando con voz viva, tenían que proceder con peores formas, el denunciado en estas dependencias, les increpó manifestándoles que, estaban atentando contra sus sentimientos religiosos y que además me habían herido cagándose en Dios. Trataron de hacer imponer al denunciado un respeto a la autoridad del orden, cuando ellos no demostraron tener antes esta misma correspondencia o empatía. Quisieron quitarse el mochuelo de encima, diciéndole que se fuera a ponerles una denuncia al Cuartel de la Guardia Civil.  El denunciante en todo momento tuvo actitud de diálogo, pero se puede apreciar en la grabación que un agente dice que «no hay más diálogo ostias». El denunciado les echa en cara a su vez, que no había tenido derecho a prestar declaración de los hechos, y que tampoco tuvieron testigos presentes de este juicio. En realidad se puede apreciar que estas autoridades del orden, no les interesa detenerme, sino más bien hacer este trámite sucio, para pararle los pies y meter miedo a otros, porque si en verdad pudiese ser detenido, podría acogerse a su derecho de Habeas Corpus y declarar en el acto ante un Juez de Guardia. Se fue de la comisaría diciéndoles, que todo lo ocurrido era ilegal, que era un abuso de poder «!! Tanta corrupción, puñetas !!». Quisieron quedar bien dándole las buenas noches, quizá siendo más bien una sátira o provocación, después de todo esto que le habían hecho padecer.  Les preguntó si eran personas y les amonestó de nuevo diciéndoles que no respetaban su sentimiento religioso y que VIVÍA la Santa Misa como le daba la gana. Les dijo, que lo que tenían que haber hecho, es detener al violento que le había sacado de la Parroquia a empujones. Le dijeron que ya se encargarían de eso ellos y les echó en cara el hecho de que a «ese» tampoco le habían traído a la comisaría. Como los que le llevaron a la comisaria se habían quitado del medio, hacían referencia otros de sus trabajos sucios y el denunciado en estas dependencias, les dijo con voz viva que, los compañeros eran unos corruptos. De lejos le dijeron «vete a tomar por culo» y, su respuesta fue que «tomando por culo se está mejor que en la comisaria, sinvergüenzas». Como ya se les había acabado la munición, aunque no se aprecia en la grabación, de lejos le echaban de aquel lugar como a un perro, diciéndole «urza, urza».
--- Que el denunciante es consciente de que, si no existiese esta precariedad o deficiencia cultural, y hubiese una mayor actitud de esfuerzo por hacer las cosas como Dios manda, muy especialmente por estas tierras, el índice de manipulación en personas sería mucho menor, por tanto, la corrupción estaría más controlada, habría más trabajo y menos pobreza.
-- Que el denunciante sin más que declarar al respecto, quisiera brevemente recordar a su Ilmo./a. Sr./a. Magistrado/a-Juez/a del Juzgado de Guardia, la observancia del derecho a la libertad religiosa y de culto, cuyo tratamiento jurídico-positivo se encuentra en el artículo 16 de la Constitución y en la Ley orgánica 7/1980, de 5 de julio. De acuerdo con estas normas puede concluirse lo siguiente: a) El derecho a la libertad religiosa y de culto tiene un titular universal; corresponde a toda persona, sin quiebra ni discriminación alguna. Este derecho  natural y fundamental, reclama un modo libre de ejercicio. Requiere libertad, y no se agota en la tutela del sentimiento religioso como un derecho de libertad, que fuera entendido únicamente como inmunidad de coacción. El denunciante tiene constancia que los derechos que integran el contenido a la libertad religiosa y de culto son cuatro: La facultad de profesar y manifestar libremente las personales creencias religiosas. La facultad de practicar el culto y de recibir la propia asistencia religiosa. La facultad de recibir y difundir enseñanza e información religiosa por cualquier procedimiento y la facultad de reunirse, manifestarse y asociarse con fines religiosos. Estos fines religiosos, sabemos son transversales al bien común y buen proceder social. Finalmente el denunciante, nacido precisamente tres días antes de nuestra Constitución Española, desea recordar que  en el párrafo 2 de su artículo 9, establece que corresponde a los poderes públicos promover las condiciones, para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.
-- Que no tiene más que decir, firmando su declaración en prueba de conformidad, en unión del Instructor. CONSTE Y CERTIFICO.

 

Nombre y Firma del Administrativo:                                                 Nombre y Firma del Dicente:





 AUDIOS:
 
 

sábado, 27 de mayo de 2017

Os hablaré del Padre claramente AGUA YA !!!

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «En verdad, en verdad os digo: si pedís algo al Padre en mi nombre, os lo dará.  Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa. Os he hablado de esto en comparaciones; viene la hora en que ya no hablaré en comparaciones, sino que os hablaré del Padre claramente.  Aquel día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os quiere, porque vosotros me queréis y creéis que yo salí de Dios.  Salí del Padre y he venido al mundo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre» (Jn. 16,23b-28).
 
En el Evangelio que este día proclama la Iglesia, solo debería de quedarse estampado en nuestros corazones, lo tremendo e infinitamente poderoso que es el Nombre Glorioso de JESÚS. ¿Y porque el Señor le da tanta importancia a la alegría? Porque de este don procede la seguridad que solo puede darnos Dios. Cuando la alegría es pura y autentica, podemos ser conscientes de que, para aquellos que nos quieren poner trampas o tienen las lenguas melladas, se echan atrás por miedo. Esta última expresión no solo hace referencia a lo que "ellos" me dicen en lo secreto, pues incluso a los niños les dicen que en el bolso llevo navajas, para que se aparten de mi. Los violentos en sus fueros internos, traman cálculos siniestros, pero no debemos de tener ningún temor, aquellos que nos ponemos de rodillas y de corazón ante el Santísimo Sacramento del Altar.
Ciertamente este viene a ser el mensaje que de una manera inconsciente, el pueblo de Almonte, lleva en sus vehículos o proclama desde sus azoteas. ¿No queríais agua? Pues ayer, gracias a Dios tuvimos algo más. El Señor poco a poco irá abriendo las compuertas de los embalses celestiales, para comenzar a irrigar esta tierra.
En el día de ayer, pude seguir dando muchos sorbitos de esta agua, especialmente a los niños, que tienen una inmensísima sed de respuestas. Nadie o muy pocos saben aguantarlos, tener paciencia con ellos y sobre todo, disfrutar verdaderamente con ellos. Ellos aprenden, pero mientras tanto, el Maestro me instruye por medio de ellos. Necesitan ser pulidos un poco, y hacerles descubrir que ellos verdaderamente son también auténticos maestros. Ayer me hicieron muchísima insistencia, para que danzara. Siempre les he dicho hasta ahora, que la danza se hace si quiere el Espíritu Santo, que es quien me retuerce y me hace vibrar, el que me hace sentir como un electrón libre.  
En general disfruté ayer de nuevo muchísimo, a pesar que en la salida, de nuevo los violentos quisieron escupirme de entre la multitud de mis hermanos en la fe. Tratan por todos los medios apagar todas las lucecitas, para que todo siga a oscuras, sigan durmiendo muchos y nadie se entere de nada. Me dirigí en esta ocasión con palabras aún más claras, con mayor transparencia, que es lo que hoy en definitiva nos dice el Señor y es a lo que nos invita a nosotros hacer con los demás. Si queréis escuchar el audio de los hechos acaecidos en la Plaza del Almonte, lo tenéis al alcance de un click.
Solo quisiera decir, que cuando los violentos de nuevo actuaban a su placer para expulsarme de la plaza o de la calle, que es tan suya como de todos, los policías que estuvieron desde un primer momento, permanecieron completamente impasibles e indiferentes. Es evidente y claro, que prefirieron hacer el trabajo sucio a otros, porque afortunadamente comienzan a darse cuenta ahora, de que se han cogido demasiado los dedos. A pesar de todo, me despedí de ellos, hasta nueva orden, pues nadie debe de agobiarse. La transición debe de fluir poco a poco, sin que nadie se le dispare la ansiedad y sobre todo, confiando mucho en JESÚS.
De camino a casa, en la calle Santiago, la multitud de chavales era aún mayor. Tenían deseo de saciarse también de respuestas, aunque en ese momento el Señor los puso a prueba delante de mí. Digo esto, porque al poco tiempo, la policía, marcándome los pasos, pasó por este callejón. Les di las buenas noches, y a su vez les hice el comentario de que estaba allí con estos chavales, para ver si algún día se hacían policías de la verdadera justicia.  Los chavales se atemorizaron y salieron silbando bajito. Solo un chaval que gracias a Dios se alimenta también del Santo Sacramento, permaneció conmigo como testigo. Nos fuimos muy contentos a casa, porque aunque parezca algo muy pequeño, en verdad ayer muchos hemos ganado una gran batalla, aunque os animo a que sigáis rezando por mí, por favor. Cuando bajábamos los dos la calle Santiago, la multitud de chavales nos llamaban, para que volviésemos, pero les dije que por haber sido cobardes, que ya nos íbamos, y que ese era su premio.
Le pedimos en este día a Jesús, de la mano de su Santísima Madre la Virgen del Rocío, que ayude a despertar a este pueblo poco a poco con el agua, para que pronto se ponga verdaderamente al servicio de Dios y trabaje con alegría para el Reino. Para que los niños sean verdaderas referencias que renueven a las personas que viven en su odre o tonel agrietado, y que por el paso del tiempo ha perdido su verdadera utilidad. Para que nos dejemos enseñar por los más pequeños, y descubramos todos que para ser felices, debemos de aprender a menguar, para poder hacer crecer a otros.

viernes, 26 de mayo de 2017

Nadie os quitará vuestra alegría

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «En verdad, en verdad os digo: vosotros lloraréis y os lamentaréis, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría.  La mujer, cuando va a dar a luz, siente tristeza, porque ha llegado su hora; pero, en cuanto da a luz al niño, ni se acuerda del apuro, por la alegría de que al mundo le ha nacido un hombre.  También vosotros ahora sentís tristeza; pero volveré a veros, y se alegrará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestra alegría. Ese día no me preguntaréis nada» (Jn. 16,20-23a).
 
Cuantos son aquellos que nos acechan en lo oscuro y lo secreto, que anhelan meternos en cuartos cerrados o en callejones donde hay poca luz. Pero hoy hermanos, tenemos muchas armas de luz para luchar contra la mentira, que es la que tanto nos oprime, que es el mal que termina formando la costra de la maldita corrupción. Debe de haber un despertar para toda la humanidad, en la muchos puedan descubrir que el servicio o el trabajo que se hace disfrutando, no solo trae paz y alegría, sino la Esperanza verdadera.
Los violentos podrán seguir haciendo de las suyas, vestidos con su camuflaje ovejuno, pero poco a poco hermanos, vamos a ir descubriendo muchos que, ni todo lo que parece es, ni es todo lo que parece. ¡! Todos los poderes están podridos, todos ¡! Todo aquel líder que no sea capaz de reconocer o predicar, que nuestra misión como cristianos, es hacer lo posible por menguar, para que otros crezcan o sean protagonistas, para que ellos a su vez puedan hacer lo mismo, será más de lo mismo.
Debéis de saber hermanos, que todas las puertas o puntos de enlace donde se supone que podríamos establecer un dialogo, hay centinelas de Mordor.
El Señor en este Evangelio, pone el ejemplo de un parto. Llevamos muchos siglos gestando un modelo cada vez cerrado, para poder establecer diálogos. La Iglesia de nuestro tiempo, está preñada con el mismo problema inicial que tuvo aquel momento, cuando el Señor se hizo carne entre nosotros. Todo se ha hecho así siempre… viene a ser la misma cadena, pero fabricada con otro material. En este aspecto, deberíamos de revisar o de tener una capacidad más abierta de mente, para poder innovar la Iglesia por la acción misericordiosa del Espíritu. Aunque para esto, es necesario concienciarnos todos, que debemos de luchar contra la dictadura de los permisos, pues por causa de estos absurdos tramites, se están perdiendo muchas almas.
Si verdaderamente queremos desatarnos de los yugos de los poderosos, sentirnos realizados, y descubrir a los que hacen culto al padre de la mentira, debemos de sacar la espada de la Palabra de Dios en las calles. Debemos de tratar de hacer lo posible para mirar más por nuestros hermanos, que por nosotros mismos. Solo de esta manera podemos romper con el cordón umbilical que nos une a este mundo. Para ello, nunca debemos de olvidar que todos tenemos un tiempo, pues la alegría verdadera, tiene su fundamento en el desprendimiento de las cosas e incluso de nosotros mismos.
Le pedimos en este día a Jesús, de la mano de su Santísima Madre la Virgen del Rocío, para que nos conceda la gracia de ser verdaderos guerreros de Cristo, y podamos servir con fidelidad a su ejército victorioso. Para que todos comencemos la denuncia profética y podamos expulsar de los poderes a los centinelas que velan por la perdición de las almas y de esta manera podamos establecer verdaderos y abiertos diálogos entre los hombres. Para que el Señor transforme toda clase de agravios que nos puedan hacer, en coraje y valor, para poder seguir luchando.

jueves, 25 de mayo de 2017

¿Por qué no danzáis, os da miedo?

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Dentro de poco ya no me veréis, pero dentro de otro poco me volveréis a ver». Comentaron entonces algunos discípulos: «¿Qué significa eso de “dentro de poco ya no me veréis, pero dentro de otro poco me volveréis a ver”, y eso de “me voy al Padre”?». Y se preguntaban: «¿Qué significa ese “poco”? No entendemos lo que dice». Comprendió Jesús que querían preguntarle y les dijo: «¿Estáis discutiendo de eso que os he dicho: “Dentro de poco ya no me veréis, y dentro de otro poco me volveréis a ver”? En verdad, en verdad os digo: vosotros lloraréis y os lamentaréis, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría» (Jn.16, 16-20).
 
Ayer fue otro día apasionante, antes y después de salir de Misa. Creo que me debería de centrar mejor en lo que sucedió después, que está muy en el hilo de nuevo con el Evangelio de este día. Al salir de Misa, de nuevo había un corrillo vacío entre el medio de la multitud y muchas más personas. Puse a funcionar mi grabadora para tratar de captar la predicación. Hice una oración a Santa María, para que nos trajese al Espíritu Santo. Poco tiempo paso, cuando me puse a predicar con voz viva, se abalanzaron los «mayores» de nuevo para aguarnos la fiesta. Se lo montan tan bien, que hasta parece que siempre quedan de buenos, pero de eso tienen poco, porque como podéis comprobar, en las grabaciones, son muy violentos. Siempre cortando el rollo a las personas que quieren compartir algo, que trabajan con ilusión y esfuerzo, que se les nota que gracias a Dios viven en paz y no les cuesta ser alegres. Ya veis que cuando uno trata de animar al personal, tienen que salir los violentos aguafiestas, que se siguen empeñando a que nos encerremos unos en las parroquias y otros en las sacristías.
No merece la pena que lo explique mejor, cuando en estos audios se puede apreciar un poco mejor la realidad que nos tratan de imponer por el miedo. No dejan los violentos de amenazarnos con atarnos con sus cepos, aunque son esas pobres marionetas las que más lástima me dan, que no se dan cuenta de lo cogidos que están por el Malo. No quisieron que hablara de las cosas que verdaderamente son necesarias y se necesitan, para que se despierten las conciencias; temas como la pornografía, la masturbación, las drogas, etc. Comenté que a partir de este día, iba a grabar los audios, para colgar las predicaciones en Internet, para poder ayudar a más personas hacer lo mismo. Aunque desgraciadamente, no me ha quedado más remedio que denunciar estos actos de barbarie, propios de una inquisición de guante blanco, que es lo que hoy más abunda en esta sociedad. Hay que decir que, por callar tanto, nuestros Enemigos se lo han montado tremendamente bien. Para todos aquellos que verdaderamente son capaces de ver la transcendencia de esta realidad, todo esto es algo macabro. Le sigue al primer audio otro audio cortito, de unos niños muy amables que tuvieron la sana curiosidad de preguntar y sobre todo de tener la humildad suficiente como para saber escuchar un poco.
Uno al parecer sin su uniforme de servicio, abuso de este servidor por su «autoridad», metiendome la mano en el bolso, y me preguntaba que si tenía una navaja. Los policías, que tanto me han visto la cara y tantas veces me han sacado de la parroquia por cantar, me registraron y me cachearon, preguntándome lo mismo. Los policías evidentemente, eran amigos de uno de los violentos que me agredieron, maltrataron y amenazaron.  
 
Las cosas de la Providencia son grandes, pues hoy me encontré una persona que conocí en el Festival Transitions. Tengo conocimiento que hubo algunos que desde lejos hacían fotos, cuando danzaba o me preguntaban, que si podíamos hacernos una foto juntos. Qué buena instantánea puedo compartir con vosotros hermanos, para que se sepa dónde está la peor enfermedad del hombre, que es la maltita violencia, de aquellos hombres que aún siguen agarrados al pecado, y que tienen como alimento la envidia y la mentira. En esta foto que podéis apreciar, estoy en estasis, con mi Droga Bendita y Santísima.
Finalmente quisiera compartir con todos la denuncia que he interpuesto en el Juzgado de Guardia de la Palma del Condado.
Le pedimos en este día a Jesús, de la mano de su Santísima Madre la Virgen del Rocío, que nos libre de los violentos que nos impiden disfrutar verdaderamente de esta vida. Para que ningún temor nos impida seguir trabajando por el Reino, alegrándonos cada día de nuestro esfuerzo, que trae la paz y la alegría.  

miércoles, 24 de mayo de 2017

No permitamos que nos amarguen más las fiestas

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues no hablará por cuenta propia, sino que hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir.  Él me glorificará, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará.  Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que recibirá y tomará de lo mío y os lo anunciará» (Jn.16,12-15).
 
El Evangelio de este día, me sirve de ayuda para iluminar y denunciar la falta de capacidad de todos aquellos hombres que se consideran de bien o cristianos, cuando no han sabido mantenerse en pie en medio de los combates entre las bancadas. Los combates entre las bancadas, son los combates que el demonio procura entre nosotros, especialmente los que asistimos con frecuencia a la Santa Misa, que son en definitiva los actos maliciosos que hacen que unos a otros sutilmente estemos casi siempre a empujones. Esto es una falta gravísima de caridad, que es inducida por nuestro Enemigo, cuando no hacemos todo lo posible por limpiarnos de los pecados capitales, especialmente de la envidia, el orgullo, la ira y la lujuria. El Malo se sirve de la Eucaristía, para tomar mucha fuerza, porque sin Él, tampoco puede hacer nada (Jn 15,1-8). Esto que digo, no es ningún disparate y debería de tomarse muy en serio, porque desgraciadamente apenas nadie es consciente de que existen diversos grados de posesión demoniaca. Solo tenemos que recordar lo que hizo Judas, en el mismo momento que recibió el Cuerpo de Cristo en la Santa Cena de Pascua «Le contestó Jesús: «Aquel a quien yo le dé este trozo de pan untado. Y, untando el pan, se lo dio a Judas, hijo de Simón el Iscariote. Detrás del pan, entró en él Satanás. Entonces Jesús le dijo: «Lo que vas a hacer, hazlo pronto» (Jn. 13, 26-27). Esto os debería de hacer caer en la cuenta, que este servidor desde hace mucho tiempo, sabe perfectamente que está metido casi siempre en un saco lleno de gatos, pero a la vez muy consciente, de que dentro de este saco debo de entrar, para poder recibir la fuerza que viene de la Eucaristía.
Ayer sin ir más lejos, después de estar un ratito delante del Santísimo, me fui a beber un poco de agua frente al quiosco de la plaza. Cuando se iban acercando los artistas con sus instrumentos, me levanté y de nuevo delante de la imagen de la Virgen del Rocío, que está frente a la parroquia, comencé de nuevo a danzar. Sentí en ese momento el ímpetu del Espíritu cerrando los ojos, y algunos de «ellos», mientras pasaban, se acercaban injuriándome.  Bien saben «ellos» con miedo, que los niños que quedan más cerca, se dan perfectamente cuenta de la verdad, haciendo todo lo posible para seguir pegándome los empujones. La policía de nuevo estaba muy cerca, pero gracias a Dios ya esto poco me preocupa. Es más, debemos de enfocar las cosas desde aquella perícopa de san Pablo, cuando nos dice que «para los que aman a Dios, todos nos sirve para bien» (Rm. 8,28). Lo que quiero decir con esto, es que con independencia de que tanto unos como otros me quieran echar mano, ahora el Señor les cruza los cables, porque si «ellos» quisieran actuar con más violencia, -otros- tendrían que ponerles freno.
Los niños se acercaban con curiosidad para preguntarme que porque bailaba. Les dije que danzaba, porque tenía a Jesús en el corazón. Aunque en verdad esta danza guerrera del Espíritu, que es para Dios, junto con sus ángeles y santos, es en primer lugar para exorcizarme, es decir, para quitarme los miedos. Los demonios salen escopetados del movimiento, porque es la esencia o vocación del Espíritu Santo. Evidentemente, el Señor se vale de nosotros como pobres instrumentos, para a su vez exorcizar a los que miran, especialmente a aquellos que tienen los sentidos más limpios. Recomiendo como consejo, para quien lo quiera aceptar, que si alguna persona que se considera cristiana y no se alegra verdaderamente de un hermano que goza cantando o danzando para su Dios con todo su ser, cumpliendo de esta manera el primer mandamiento, debería de hacer una serie de curas de humildad, pasando todas las veces que sean necesarias por el confesionario.   
Ya en el momento de ir a Misa, algunas personas celosas porque los niños se acercaban, querían que me escondiera de los demás, metiéndome para la Iglesia, aunque no me importó, porque ya era la hora de la Misa. Por el camino, me encontré un amigo de la infancia de Almonte. En vez de decirme que se alegraba por verme contento, me dijo que tuviese cuidado con la gente del Almonte. A esta persona no le pude decir otra cosa mejor, que como ya no existía la discoteca de nuestro tiempo, que había que animarse pues en la calle o donde hiciese falta. La historia en definitiva sigue siendo la misma, pues en las instituciones, hay personas «mayores», que estando amargadas, tratan de amargar a los demás, cepillándose de esta manera toda clase de lugares donde los chavales especialmente pueden disfrutar. En este aspecto, me dio mucho coraje también, que las autoridades de este pueblo, les cortasen el rollito a un local que hacía actuaciones musicales en directo, donde a mi parecer, existía muy buen ambiente. Y si dejó de tener buen ambiente, pues se hace lo posible para volver a recuperarlo, pero no se impone la tangente de prohibir esta clase de eventos culturales y festivos. De esta manera al menos se sabe que los chavales están recogidos en algún lugar, aunque de otra forma, «ellos» saben que terminan en los parques u otros sitios de cualquier manera, convirtiéndose de esta manera en un blanco más fácil.
A esta persona de la infancia, le comenté que de alguna manera teníamos que movernos. Lo que me parece preocupante es que prácticamente todos los hermanos en la fe, hasta el momento, lo máximo que han podido hacer es hacerme de igual manera esta advertencia, cruzándose de manos. Lo de cruzarse de manos lo entiendo, porque estamos especialmente en una tierra que no muchos están por la labor de trabajar, pues se vive muy bien de las prestaciones del campo. Pero creo que existe una falta de caridad y de consciencia muy grande, porque estos hermanos ni siquiera se dignan a acercarse aún en privado, para decirme que están haciendo oraciones por mi o quizá dar un poco de ánimo, como nos dice san Pablo que debemos de hacer entre nosotros (1 Te. 4,18).
Después de la Misa, tuve la oportunidad de acercarme a la sacristía, pues el sacerdote nos dijo en la homilía que nos diésemos la paz en la calle. Le dije que no podía darle la paz de Dios, pero que se la deseaba. Le pedí que tuviese esta misma correspondencia con este servidor. Entre cortas palabras, me persignó la frente con una oración en latín. Después de decirle que me gustó mucho la homilía, le pedí por favor que me impusiese las manos. Le di las gracias y me fui. Estuve un ratito escuchando a los artistas en la calle, pero parece que ayer no hubo candidatos para el baile. De camino a casa, tuve la gracia de encontrarme de nuevo con más chavales. Me invitaron a sentarme en un banco y después de charlar un rato de cosas interesantísimas, quedamos si Dios quiere para vernos otro día.
Puesto que cada vez nos asfixian con más imposiciones que no convencen o no se pueden justificar por medio de la razón, le pedimos en este día a Jesús, de la mano de su Santísima Madre la Virgen del Rocío, que nos ayude a liberarnos de los miedos, dando gloria a Dios donde Él disponga. Para que podamos entender verdaderamente la cultura del disfrute y la alegría y no permitamos que nadie con guante blanco o negro nos amargue nuestra existencia, puesto que Cristo ha resucitado y nos ha liberado, para tener poder absoluto si estamos en gracia sobre el Malo y sus malitos, aunque aparentemente las circunstancias pudiesen ser adversas o difíciles.